Make your own free website on Tripod.com

 

Francos

 

 

Los francos son una buena civilización, cuyos puntos más fuertes se dan en la Edad de los Castillos. Los francos tienen ventajas modestas de producción, pero no se encuentran entre los pueblos más pacíficos y versátiles, como lo son el bizantino y el chino. En vez de eso, los francos han nacido para hacer la guerra. De alguna manera, pertenecen a una generación tardía, y sus ventajas sobresalen en la Edad de los Castillos. Los francos, debido a su tardío nacimiento, no son la mejor civilización para los principiantes, aunque el aumento gratuito de granjas evita parte de la micro gestión.

Ventajas culturales

 

  • Las granjas crecen gratis, pero antes de eso, el jugador tiene que construir un molino.
  • Los castillos cuestan un 25% menos, es decir, 487 puntos de piedra en vez de 650.
  • Los jinetes, caballeros y paladines tienen un 20% más de puntos de impacto.

 

Ventajas del equipo

  • El alcance de vista de la caballería (caballería exploradora y ligera, jinetes, caballeros, paladines) tiene dos puntos más.

 

Puntos fuertes

Los francos zona una civilización con una fuerte caballería y una fuerte infantería. Con los lanzadores de hachas, los francos compensan de alguna manera la carencia del ballestero, al tener una unidad fuerte y extensa. Esta unidad también permite que los francos se defiendan mejor contra los ataques de armas de asedio, puesto que los lanzadores de hachas infligen un daño que no es grave.

A excepción del galeón artillado de elite, los francos disponen de una flota fuerte con todo tipo de barcos que les permite un buen rendimiento en los juegos navales.

Con las ventajas que tienen, los francos pueden actuar como exploradores mejor que otras civilizaciones, pero realmente no tienen muchos otros beneficios.

Puntos débiles

los francos sufren ligeras deficiencias en las unidades de arqueros, carecen de ballestero y de los niveles finales en armaduras y ataques de los arqueros. Además, su infantería no obtiene niveles en la velocidad de los terratenientes. Más preocupante es el hecho de que los francos no disponen de torre de vigilancia o torre de bombardeo, lo que reduce sensiblemente su capacidad de defensa. Tampoco disponen del disparo al rojo, con lo que la defensa de sus costas es igualmente débil. Los monjes de los francos no pueden convertir edificios, ni armas de asedio, ni monjes enemigos.

Los francos no disponen de la sierra de dos manos (para cortar madera mejor), de gremios (cuotas de comercio más bajas), de minadores (para que los aldeanos puedan destruir muros más fácilmente), pozos mineros de piedra (mejor minería de la piedra) y tampoco poseen onagros de asedio ni arietes de asedio.

Los francos deben tener cuidado con aquellas civilizaciones con camellos fuertes, como son la sarracena y la bizantina. Al no tener defensas fuertes, la franca no es la mejor civilización de maravillas.

Unidades no disponibles

Los francos no disponen de las siguientes unidades: ballestero, camello, camello con armadura, galeón artillado de elite, onagro de asedio, ariete de asedio, y torre del homenaje y torre de bombardeo.

Tecnologías no disponibles

Los francos no disponen de las siguientes tecnologías: terratenientes, carpinteros navales, redención, expiación, minadores, armaduras de anillos para arquero, embrazaduras, disparos al rojo, pozos mineros de piedra, sierras de dos manos y gremios.

Estrategias

Los francos son casi la única civilización con la que se puede volver a intentar la técnica de ataque de caballería Yamato. Debido a que los francos tienen ventaja de puntos de impacto por sus jinetes, caballeros y paladines, el jugador puede producir un ejército de ellos y atacar. La caballería es una buena clase de unidad, y al tener más puntos de impacto, la caballería franca resiste un poco más. Pero incluso los pocos puntos de impacto de más no le importan mucho a un piquero que consigue provocar un daño de más de veinte puntos de impacto por golpe. El jugador franco tiene que atacar a los aldeanos e infanterías con su caballería, a los edificios cuando se le presente la oportunidad y escapar de los piqueros.

Debido a que los castillos francos son económicos, los jugadores francos han de construir al menos dos o incluso tres. Pueden construir un castillo cerca de la base enemiga, de manera que puedan organizar las tropas ahí antes de lanzarse al ataque. El castillo no sólo ofrece la posibilidad ofensiva de cubrir a las tropas ahí reunidas, sino que también permite al jugador crear sin cesar lanzadores de hachas en primera línea. Esta unidad es un buen complemento de las fuerzas francas porque tiene un alcance de tiro limitado y puede destrozar las armas de asedio con facilidad. Los lanzadores de hachas cubren muy bien a la caballería.

Los francos deben utilizar su caballería combinada con las unidades de pólvora, puesto que estas dos unidades se complementan. La infantería franca es fuerte y puede apuntalar tal ofensiva.

Comparada con otras civilizaciones, la franca es buena, casi espectacular. Aunque tiene una caballería más fuerte, no poseen una fuerza arrolladora y aún necesitan una buena estrategia y combinación de armas, puesto que hacer mucho hincapié en la competencia de la caballería franca podría desencadenar rápidamente un ataque del enemigo con piqueros y camellos.